domingo, 4 de julio de 2010

La Persistencia de la Memoria. Una Biografía personal de Salvador Dalí



Amanda Lear fue la acompañante constante de Salvador Dalí durante sus años de madurez y vejez. Realmente fue su última musa, después de Gala, por supuesto. La relación de Dalí y Gala fue una constante de contrariedades y un juego tan surrealista que se ha transformado en el ejemplo más claro de lo que es realmente una relación sádica masoquista y no las estupideces de los que se autodenominan así por simple juego ingenuo de mostrar quién es más exhibicionista.

La vida de Dalí, siempre estuvo plagada de leyendas que el mismo pintor creó desde su imaginación calenturienta y desatada. Fue un niño jugando a ser genio, un pintor que nunca dejó de lado ni ignoró la importancia de ser un artista extravagante, el más extravagante de todos los que han vivido hasta el momento y el más genial, tanto por su vida agitada y escandalosa como por su desbordada imaginación la cual no está en duda ni en un momento.

Pero, la vida contada por el loco genial siempre fue una historia creada por él mismo, ¿quién era Dalí, desde el punto de vista de una admiradora y admirada del pintor? Amanda Lear, una cantante y modelo del norte de Europa convivió con los Dalí durante muchos años y en ese largo lapso de más de 20 años pudo observar lo que era la vida común del genio catalán. Desde los problemas domésticos hasta los líos financieros en los que se metían ese par de desquiciados en su afán de ser parte de su propia leyenda y escándalo. Amanda Lear se divirtió y sufrió con ellos tanto los éxitos como las penurias de la pareja y en su pedestal de musa inspiradora podía hacer lo que quisiera ya que Gala, la esposa de Dalí, no le recriminaba el hecho de que Salvador Dalí se había enamorado de esa rubia y joven mujer, al contrario hacía lo posible por que esta mujer se quedara y cuidara de su odiado y amado esposo.

Esta biografía es la historia de un pintor que conoció a todo el mundo y que hizo de su vida una colección de personajes que lo adoraban y lo criticaban, desde el punto de vista de una observadora en apariencia ajena a esa vida de artista podremos ver todos esos aspectos desconocidos del gran pintor surrealista.

Todo lo que tocaba Dalí se transformaba, o enloquecía. Amanda Lear, en este libro nos cuenta cómo es que ella misma fue parte de un mundo al cual nunca imaginó pertencer para el resto de su vida; el mundo de Dalí.

Una biografía maravillosa, escrita de forma sencilla y directa, llena de detalles y de nombres que nos sorprenderá por su gran variedad y diversidad.

LA persistencia de la Memoria. Una biografía personal de Salvador Dalí, Amanda Lear es la autora, editorial Diana, México, año 1994.

Una maravilla para los admiradores de Dalí y una sorpresa para quienes sólo conocen algunos detalles mínimos de este pintor genialmente desquiciado.